Audaz desembarco en Lampedusa

Otro desembarco desafió ayer a la xenofobia del gobierno italiano. Después de pasar horas interminables hacinados bajo el sol en la cubierta del velero Alex, de la ONG Mediterránea, los 46 migrantes a bordo pudieron pisar tierra firme ayer por la madrugada en el puerto italiano de Lampedusa. Aunque las autoridades permitieron el desembarco, secuestraron el velero, según dijeron, de forma preventiva.

Este último acontecimiento no solo profundizó la discusión en la Unión Europea, sino también dentro del propio gobierno italiano, en donde el vicecanciller Manlio Di Stefano, cruzó públicamente al viceprimer ministro, ministro del Interior, líder de la derecha europea e impulsor de la política de puertos cerrados, Matteo Salvini. “Salvini se siente Maradona pero es como Higuaín fuera de forma”, sentenció Di Stefano, un dirigente del Movimiento Cinco Estrellas -socio en el gobierno del partido de Salvini, la xenófoba Liga del Norte-, haciendo referencia a los dos futbolistas argentinos que jugaron en Italia.
Los 46 inmigrantes desembarcaron a las 1.30 de la madrugada de ayer en Lampedusa e inmediatamente fueron conducidos a un centro de primera acogida, luego que el capitán del Alex decidiera que por el estado de necesidad debían llegar al puerto italiano pese a la negativa de Roma, según informó el diario Corriere della Sera. El centro, con capacidad para 97 personas, alberga ahora a más de 200 inmigrantes llegados en las últimas horas, indicó el rotativo italiano.
Salvini promulgó en junio un decreto según el cual pueden ser multados con hasta 50.000 euros el capitán, el operador o el propietario de un barco que entre en aguas italianas sin autorización. Después de que el velero Alex llegara a puerto, el ministro del Interior advirtió que aumentaría la multa a un millón de euros. Según agregó el diario Repubblica, el velero fue secuestrado de forma provisoria mientras que las autoridades le aplicaron una multa de 16.000 euros, la mínima prevista por la ley, a la ONG Mediterránea que utiliza el barco para rescatar a migrantes y refugiados entre las costas del norte de África y el sur de Europa. Además, el capitán del velero, Tommaso Stella, fue acusado de “favorecer a la inmigración ilegal” y de violar el código de navegación por no haber respetado la orden de “pare” emitida por una nave de guerra italiana que custodiaba el puerto. Tanto el secuestro preventivo del barco como el pedido de acusación contra el comandante deberán ser ratificados hoy por la Fiscalía de Agrigento, en Sicilia, donde Stella deberá prestar declaración, informó Repubblica.

La ONG Mediterránea había salvado con su barco Alex a 54 inmigrantes el jueves en aguas internacionales ante Libia y, tras la evacuación de 13 personas entre mujeres embarazadas y niños, el resto permaneció a la espera en la cubierta de esta pequeña nave, bajo el sol asfixiante. El capitán del barco esperó hasta que el sábado por la tarde decidió quebrantar el veto de Salvini y llegar a puerto italiano alegando que a bordo se vivía una situación insostenible, entre otras cosas, por la falta de aseos para tanta gente (el velero tiene capacidad para 18 personas).

La llegada de los 46 inmigrantes, una semana después del arribo de otros 40 náufragos rescatados por la ONG alemana Sea Watch, volvió a poner en discusión la política de “puertos cerrados” que reclama el vicepremier y líder de la derechista Liga, Salvini. Según la interpretación que defiende el también ministro del Interior, las ONG que rescatan migrantes y refugiados de altamar para evitar que se ahoguen favorecen la actividad de los traficantes de personas. Salvini no sólo defiende una política de puertos cerrados, sino que, además, reclama a los países vecinos, especialmente a aquellos que lo critican, que actúen con solidaridad y participen de la distribución de los migrantes y refugiados que llegan al continente a través de los puertos italianos.

Pese a que el líder de la Liga y la derecha europea presionan cada vez al resto de los países del bloque comunitario para no aceptar barcos humanitarios, el flujo de migrantes y refugiados en el Mediterráneo no cede y los rescates en altamar se multiplican. Según datos de la oficina de Naciones Unidas para refugiados, ACNUR, este año murieron o desaparecieron en el Mediterráneo 666 personas, mientras otras 27.959 llegaron al continente europeo por vía marítima.

Ayer también fue autorizado a desembarcar en Malta el barco Alan Kurdi, de la ONG alemana Sea Eye, con 65 inmigrantes a bordo, después de varias horas de esperar el acceso a un puerto seguro. La nave lleva el nombre de un niño sirio de tres años que murió ahogado luego de que la embarcación donde viajaba con su familia naufragara. La imagen de su cuerpo tendido en una playa turca dio la vuelta al mundo en 2015.

El gobierno de Malta, que mantuvo negociaciones ayer con el resto de la Unión Europea y Alemania en particular, precisó que ninguno de estos migrantes permanecerá en su territorio. Según anunció a través de su cuenta de la red social Twitter el premier maltés Joseph Muscat, los inmigrantes están autorizados a desembarcar en su país pero luego serán relocalizados en otros países europeos.
 

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/205018-audaz-desembarco-en-lampedusa

Talvez le guste...

Posts populares