Gómez Centurión: "Me armaron un fusilamiento mediático"

Juan José Gómez Centurión afirmó ante la Justicia que fue víctima de una operación, que incluyó maniobras de espionaje ilegal, para desplazarlo de la Aduana.

El ex carapintada compareció como testigo en Dolores el 12 de julio pasado. En su declaración de 21 páginas, que se conoció en las últimas horas, afirmó que la denuncia de Patricia Bullrich que provocó que lo corrieran de su cargo fue parte de un carpetazo interno, que provino desde un sector de los servicios de inteligencia. Según él, buscaron limpiarlo por sus intentos de sacar a los agentes inorgánicos de la AFI que operaban en la Aduana, “los doble legajo”, como los denominó. Aunque sin dar nombres específicos, ante el juez alejo Ramos Padilla dijo que le armaron “como una ingeniería de disparo en la cabeza”. Según declaró Centurión, “es muy claro que los Servicios de Inteligencia tienen personal orgánico e inorgánico que trabaja part time a veces para el Estado, a veces para un funcionario y a veces para el delito”.

En el celular del procesado y detenido Marcelo D’Alessio aparecieron fotos y documentación del ex funcionario negacionista de los crímenes de la última dictadura. Además, en el allanamiento a la casa del falso abogado detenido y procesado se encontraron documentos que acreditan el seguimiento a Centurión días antes de ser desplazado por una denuncia basada en un anónimo, presentada por la ministra de Seguridad, que lo involucraba en la causa de “la mafia de los contenedores”. Casualmente, en esa expediente operó la banda de espionaje ilegal. Por eso es que Ramos Padilla llamó a Centurión para que testifique.

Durante su declaración se le exhibieron carpetas, fotos, videos y documentos en los que él figuraba y que estaban en poder de D’Alessio. “Esta foto doctor, es de mi persona saliendo del supermercado ‘Disco’, donde salgo con bolsas, que fui a comprar un asado”. Decían “ahí está saliendo con las bolsas de plata”, y eran bolsas del mercado ‘Disco’, estaba llevando carne para un asado a la noche. Encima de delincuentes, patéticos”, relató el ex funcionario. “Me armaron el fusilamiento mediático, me sacaron el viernes a las siete y cuarto de la tarde, para que yo aparezca en los titulares todo el fin de semana con esta historia. Con lo cual, había como una ingeniería, de disparo a la cabeza, digamos”

Siempre utilizando términos bélicos, según su relato “el pelotón de fusilamiento, lo que requiere, es el tiro de gracia, y eso fue lo que nunca pudieron dar. Me fusilaron un viernes y me mandaron a decir que me vaya al exterior” . Y detalló “cómo era la estructura de todo este seguimiento”. Aunque no dio nombres porque dijo que no los podía comprobar, para Centurión la operación en su contra “tenía que ver con empresas de seguridad privadas, donde trabajaba personal asistemático o inorgánico de Inteligencia, gente de la AFI orgánica e inorgánica, esto fue lo que yo pude averiguar, trabajando, creo yo que en apoyo de la causa Paolontonio, (conocida mediáticamente como la causa de La Mafia de los Contenedores) para sacarme de la Aduana. Y me lograron sacar dos meses y medio”, declaró.

El carpetazo interno

El origen del carpetazo interno había sido la furiosa lucha de poder que se dio por el manejo de la Aduana y de la AFI al inicio del Gobierno de Macri. En su momento, Página/12 reveló los detalles de esa puja que se llevó puesto a Centurión
. Bullrich le había presentado a Macri un anónimo con el cual se acusó a Gómez Centurión de pedir coimas y hacer negocios oscuros. Como contraataque, Centurión acusó a las fuerzas de seguridad a cargo de Bullrich de dejar stand-by 250 kilos de pseudoefedrina en un galpón de la Aduana, para sacarlos del aeropuerto en cualquier momento y que sean usados como precursores químicos de pastillas. Según él, la policía de Bullrich sabía de la pseudoefedrina pero no hizo nada. El mecanismo de denuncia del ex funcionario también había sido una supuesta documentación anónima que había recibido en su oficina. La ministra de Seguridad por su parte decía que quien tenía la carga en espera era Gómez Centurión. Algunos señalaban en ese entonces que Centurión había montado la denuncia y acusaba a la AFI por operaciones de espionaje para quedarse con un puesto de alto nivel en “La Casa”. Aquella guerra, que incluyó anónimos de un lado y del otro, fue totalmente pública y tuvo su capítulo en la Justicia, en el juzgado de Ariel Lijo, quien determinó que Centurión no tenía responsabilidad en las maniobras delictivas. Dos meses después del escándalo, con la gestión de Elisa Carrió (que fue confirmada y relatada por Centurión ante Ramos Padilla), Macri lo repuso en su cargo, donde permaneció hasta octubre de 2017. 

Guerra y negocios de los Servicios en la Aduana. Los “doble legajo”.

En un momento de la declaración testimonial, le
presentaron a Gómez Centurión un informe que estaba en poder de Marcelo
Sebastián D´Alessio. La carpeta tenía en su portada el logo del Ministerio de
Defensa Israelí. Luego de leer la documentación, el ex funcionario hizo su
evaluación y relató las fuertes internas dentro de la Aduana, con participación
de los servicios de inteligencia: “Yo lo que veo en el informe es que tiene un
alto índice de conocimiento de la interna de la Aduana. La Aduana estaba
cruzada por muchas internas. Gran parte
de las internas más duras de la Aduana por las internas de los Servicios de
Inteligencia que abordaron muchas partes del Estado, pero en Aduana era un
factor muy específico.
 Yo trabajé mucho sobre los empleados de Aduana que eran doble legajo ¿no?, que eran de los Servicios de Inteligencia y
eran además aduaneros.
Veo que el informe tiene un conocimiento interno
también bastante específico de las
internas de la AFI con respecto a este tema, que era una interna de negocios
”.
Acto seguido Ramos Padilla le pidió que dé más detalles sobre los “doble
legajo”. “Doble legajo quiere decir que
en algún momento los Servicios de Inteligencia hicieron entrar un agente del
Servicio de Inteligencia a un servicio público como la Aduana.
Y yo les
decía doble legajo porque tenían legajo en las dos organizaciones. Entonces,
¿qué plantea eso? Plantea un riguroso
problema de lealtades, ¿esa gente para quién es
leal? ¿Para el servicio donde trabaja o para el otro servicio?
mucho más
con la complejidad y con la corrupción que han tenido los Servicios de
Inteligencia en la Argentina en los últimos 50 años. Entonces, yo me di cuenta
que tenía organizaciones internas que no respondían a la lógica de la propia
Aduana sino a lógicas exteriores. Estaban comandados a botonera desde afuera,
digamos”. En definitiva, lo que Centurión sostuvo es que fue víctima del
espionaje ilegal y de la operación para desplazarlo de la Aduana, por su
supuesto intento por desmantelar a los “doble legajo”. “Es muy claro que los
Servicios de Inteligencia tienen personal orgánico e inorgánico que trabaja
part time a veces para el Estado, a veces para un funcionario y a veces para el
delito”, remató.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/210580-gomez-centurion-me-armaron-un-fusilamiento-mediatico

Talvez le guste...

Posts populares