Suspenden la repatriación de argentinos en el exterior

El Gobierno anunció que, por el momento, quedaron suspendidos los vuelos de repatriación de argentinos varados en el exterior, a excepción de los mayores de 65 años, que forman parte del grupo de mayor riesgo al coronavirus. Lo mismo rige para quienes traten de entrar por las fronteras con países vecinos. “Hemos decidido no ingresar más gente, por lo tanto he instruido al canciller (Felipe Solá) para que ayude con recursos a los que estén en el exterior hasta que podamos ordenar este tema”, anunció el presidente Alberto Fernández en una entrevista. Los argentinos por debajo de esa edad que se encuentren en diferentes partes del mundo, salvo algún caso excepcional, deberán permanecer en esos lugares hasta que “el riesgo en Argentina sea manejable”, según definió el Presidente.  A esos alrededor de 10 mil argentinos que se encuentran varados, el Gobierno buscará ayudarlos para que puedan resolver dónde alojarse y cómo alimentarse durante los próximos 15 días.

En el Gobierno explicaban que era una medida justificada en estrictas razones sanitarias, no en otro motivo. La puerta de entrada del virus en el país continúan siendo los argentinos que vienen de Europa y Estados Unidos, y es el foco con el que se busca cerrar. De lo contrario, todo el esfuerzo de la cuarentena y el parate económico podría resultar improductivo. En los últimos días llegaron más pedidos de auxilio de argentinos en el exterior. Veinte mil decidieron viajar luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara al coronavirus como una pandemia mundial.

Como comentó Fernández en la entrevista por Telefé, el Gobierno cruzó los datos de los argentinos que regresaron en el último mes desde Asia, Europa y Estados Unidos, las zonas catalogados como de alta circulación del virus. Se trata de argentinos que están distribuidos por distintas partes del país, por lo que continúan siendo una preocupación como posibles transmisores de la enfermedad. Por ejemplo, el hombre de 71 años que murió el martes en Mar del Plata, llegó de España con el virus y fue directamente internado en una clínica en terapia intensiva. No sólo compartió el vuelo sino también el traslado desde el aeropuerto con otros pasajeros. Un caso muy parecido se dio este miércoles en Aerolíneas, con otro pasajero que volvió de Madrid y que ocultó su estado febril gracias a varios paracetamol. Cuando aterrizó se sentía muy mal.

“Estamos tratando de reglamentar solamente el ingreso de los mayores de 65 años porque son los que más riegos tienen”, precisó el Presidente. Una cuestión más compleja de precisar será qué otros pertenecen realmente a grupos de riesgo porque casi todos los argentinos que buscan volver ya consiguieron algún certificado médico que da cuenta de supuestas patologías de salud. “El resto que esperen un poco. Ya los iremos a socorrer cuando el riesgo argentino sea manejable”, advirtió Fernández.  En el Gobierno desconocen cuántos de esos argentinos pueden ser portadores del virus y llegarían justo en los días que se espera el pico de contagiados por la enfermedad, con lo que temen el colapso del sistema sanitario. 

Con todo, según lo que había trascendido del borrador del decreto que circulaba por algunos despachos, de la medida quedarían exceptuados los argentinos que se encontraban en tránsito en aeropuertos de la región como San Pablo y Santiago de Chile. 

Aerolíneas Argentinas repatrió desde el pasado 13 de marzo más de 25 mil personas que se encontraban en el exterior. En los vuelos especiales organizados desde la Cancillería fueron unos 3 mil, mientras que el Ministerio de Defensa trajo 140 argentinos desde Perú en dos Hércules de la Fuerza Aérea el pasado fin de semana. Según los cálculos que hacían en Relaciones Exteriores todavía quedan unos 10 mil argentinos que reclaman volver. Aerolíneas Argentinas realizará hasta el viernes sus últimos vuelos desde Miami, Madrid y Cancún. La empresa Latam también se mostró en los últimos días activa en el trabajo de repatriación, mayoritariamente con vuelos desde Estados Unidos y Europa.

Pero el Presidente aclaró que eso no quiere decir que el Aeropuerto de Ezeiza se cerrará, sino que por unos días no estará operativo porque no se permitirá que ingresen vuelos. En cambio, puede que algunos salgan. Por ejemplo, están avanzadas las tratativas con Francia para que lleguen aviones en busca de los 1.700 ciudadanos franceses a quienes la cuarentena sorprendió en Argentina. También están en conversaciones con Italia y Australia, entre otros gobiernos.

Lo que quedaba por determinar es la complicada logística para acercarle “recursos” a los argentinos en el exterior, tema al que ya se encontraban abocados desde ayer por la tarde en Cancillería. En principio, descartaban que esos recursos pudieran ser en efectivo. Por poner una cifra, si se tratara de mil dólares serían más de 80 mil pesos, una cifra muy superior a la destinada a auxiliar aquí a monotributistas y beneficiarios de planes, por lo que se volvería políticamente inviable. Lo que buscarán es llegar a acuerdos con los diferentes gobiernos para que les ofrezcan algún lugar donde hospedarse y forma de acceder a alimentos para pasar los 15 días que, en principio, duraría la restricción. Los hoteles en la mayoría de los países están cerrados o destinados a atender la emergencia sanitaria. 

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/255386-suspenden-la-repatriacion-de-argentinos-en-el-exterior

Talvez le guste...

Posts populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *