Parálisis y suspensiones en el único proyecto nuclear que sobrevivió al macrismo

Techint paralizó la construcción de las obras de ingeniería civil del reactor Carem 25, en la localidad de Zárate, y suspendió a la totalidad de su personal, cerca de 500 personas entre obreros de la Uocra, supervisores, maestranzas, gastronómicos, seguridad privada y transporte. El viernes a las seis de la tarde a los gremios se les notificó que este lunes el personal no podrá ingresar, por un plazo de tres semanas.

El Grupo Techint le viene reclamando al gobierno nacional y a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) la actualización de los precios en los convenios y el pago de desembolsos atrasados de la licitación.  En enero de este año, la empresa había amenazado con retirarse, pero luego llegó a un acuerdo con la administración nacional. Esta suspensión de la obra, resuelta a menos de un mes del recambio presidencial, es una atribución de las empresas del sector, ya que el régimen laboral de la construcción permite las suspensiones sin causa. Sin embargo, los gremios pedirán al Ministerio de Trabajo el dictado de una conciliación obligatoria, ya que la medida no fue comunicada a la cartera laboral. “Para nosotros, la suspensión no tiene validez”, dijo a PáginaI12 Facundo Ocampo, abogado de la Uocra-Zárate.

El abogado de Uocra comunicó que pusieron en conocimiento de lo ocurrido a la cartera laboral “para que intervenga de forma urgente ya que este lunes los trabajadores recibirán los telegramas”. A partir de las 8 de la mañana, los suspendidos realizarán una asamblea para decidir un plan de lucha.

“Toda la gestión del gobierno macrista ha sido terrible para los trabajadores de Atucha. Arrancamos con un vaciamiento de la inversión; en 2016 tuvimos 2400 trabajadores despedidos que nunca pudieron reubicarse. Y ahora el Gobierno se va con la construcción parada del único proyecto nuclear que sobrevivía”, señaló Ocampo.

La obra fue iniciada durante la segunda presidencia de Cristina Fernández de Kirchner. A partir de 2016 pasó por sucesivas suspensiones y la desafectación de varias empresas constructoras. En 2017 Techint se adjudicó la segunda etapa de la obra de ingeniería. La idea era que Carem 25 comenzará a funcionar en 2020,  luego se postergó esa expectativa para 2022; hasta ahora están terminado el 60 por ciento de los trabajos.

La firma reclama un monto de 6 millones de dólares a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

Los trabajadores vienen de varios meses en conflicto y, en agosto, llegaron a cortar los accesos de la rotonda al Complejo Centrales Nucleares, exigiendo al Ministerio de Producción que dé respuestas para garantizar la continuidad en sus trabajos.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/230327-paralisis-y-suspensiones-en-el-unico-proyecto-nuclear-que-so

Talvez le guste...

Posts populares